Ansiedad Sexual Masculina

ansiedad sexual, anisedad sexual maculina, sexologa, leisa puentes

Muchos hombres toman la pérdida eventual de su erección o haber tenido un descontrol en su eyaculación como una mala experiencia sexual en donde se sintió intimidado, desafiado, avergonzado o expuesto en su fragilidad y esto en la mayoría de los casos va a desencadenar en ansiedad sexual.

Escribo esta columna para una revista mientras sobrevuelo Medellín y buscando tema para hacerla, justamente el joven conductor que me llevó al aeropuerto me preguntó a qué me dedico y cuando le respondí mi profesión me suelta una de las preguntas más recurrentes de los hombres:

– ¿Y cómo hago para durar más en la cama?

–  y agregó: ¡yo tomo una vitamina que es para la potencia sexual y para producir más testosterona!.

Tengo una desventaja, que me hace pasar vergüenzas, y es que mi cara no sabe disimular y mi expresión fue: ¿Por qué diantres tomas eso?

En el imaginario colectivo masculino su pene y su lengua deben ser una suerte de lámpara de Aladino que suple todos los deseos sexuales de su pareja y es entonces cuando los escucho decir:

“Es que debo complacerle”, “es que debo cumplirle”, “es que debo satisfacerle”, etc.

Señor! Entérese!

Cuanto más usted se enfoca en llenar las expectativas de su pareja más presión ejerce sobre su cerebro para que algo ocurra, y no hay nada más ahuyentador para una erección que usted esté como con una escopeta en la mano apuntando a su pene diciéndole: “Párate” o “No eyacules

El cerebro es el principal órgano de la sexualidad humana, y durante una relación sexual su mente debería relajada y enfocada en disfrutar de su propio placer, pero lo que pasa normalmente es que su mente está pensando en si lo está haciendo bien, si su pareja lo está disfrutando, si su pene es suficientemente grande y  mejor que los demás que haya conocido su pareja, o que si su pene falla su pareja lo va a abandonar,  y esto al final va a generar lo que se conoce como ansiedad sexual.

 

La verdad es que la pérdida de la erección, la falta de deseo, la eyaculación precoz o la eyaculación retardada, suelen estar muy asociadas a bloqueos mentales, incluso si la causa del problema es física, es decir, hormonal, por medicamentos o alguna enfermedad de base.

Muchos hombres toman la pérdida eventual de su erección o haber tenido un descontrol en su eyaculación como una mala experiencia sexual en donde se sintió intimidado, desafiado, avergonzado o expuesto en su fragilidad y esto en la mayoría de los casos va a desencadenar ansiedad sexual, que se explica como la sensación de temor, prevención o evitación que produce la inminencia de estar expuesto a una relación donde se presume que se va a fallar.

Es evidente que ante la tensión de una situación, el cuerpo no responderá al estímulo de la manera adecuada lo cual generará mayor presión y reafirmará en su mente que tiene un problema, creando un círculo vicioso infinito.

Si además de lo anterior este hombre cuenta con una pareja sexual que le haga juicios, comentarios hirientes o expresiones de desaprobación, esto funcionará como un refuerzo para la inseguridad y/o un inhibidor del deseo por el temor literal a “fallarle”.

Otra de las causas de ansiedad sexual que mayoritariamente veo en mi consulta es el consumo excesivo de pornografía y las antinaturales expectativas que esta genera en el individuo, llevándolo a creer que lo que hace o lo que tiene no “complacerá” a su pareja.

La ansiedad sexual se complica con la negativa consciente o inconsciente del hombre para no hacerse cargo, muchas veces porque la vergüenza de hablar sobre su problema no le permite consultar, otras por ignorar a quien pedir ayuda o también por no saber que la sexualidad es parte importante del bienestar general.

Te puede interesar: ¿Quién tiene mayor deseo sexual?

 

Pero, cómo se combate la ansiedad sexual?

Estas son sugerencias que pueden servir para tomar acción, pero ojo, que si en principio no te dan el resultado esperado, de ninguna manera van a reemplazar un proceso terapéutico con una persona profesional de la psicología/sexología.

  1.  Lo más importante es que tengas presente que NO eres una máquina sino un ser humano, con un cerebro y un cuerpo, que puedes estar cansado, estresado, triste o rabioso, y que así no va a haber erección o que puedes terminar antes de lo esperado y que esto es normal. Quítate de la mente el mito de que los hombres deben estar siempre listos para el sexo porque eso es falso.
  2.  Si te ocurre alguna vez ni siquiera te tomes la molestia de sentirte mal y menos de disculparte, solo explícale a tu pareja la razón real: “estoy nervioso”, “estoy cansado”, “estoy molesto por algo que pasó”, “hoy no es un buen día”. Si la otra persona reacciona mal, te reclama o se enoja considérala una persona muy inmadura sexualmente hablando. Siempre les digo a mis pacientes: “Cómo nosotras si podemos decir: Hoy no amor, no tengo ganas”?
    A partir de esa primera vez que logres mantener la calma tendrás el éxito de no dejarte intimidar ni exigir por nadie.
  3.  Si ya sientes que la ansiedad sexual está muy avanzada y no sabes manejarla, una consulta oportuna con el profesional de la psicología/sexología puede ser la gran diferencia entre no perder tiempo valioso para disfrutar de una sexualidad grata y pasar un largo periodo de vida sufriendo en silencio la frustración de no tenerla.

 

Si requieres ayuda no dudes en contactarme al botón de whatsapp aca en mi página web.

Es un placer sumar en tu vida,

Leisa

Comparte con tus amigos

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email

4 respuestas

  1. Buenos días Dra. Tengo 26 años y confirmo lo de la ansiedad sexual. Lo cuál me hacé eyacular muy prematuro, ahora cómo combato esa ansiedad?
    Gracias.

  2. Yo es todo lo contrario tengo ansiedad mucha ansiedad quiero hacerlo a cada rato desde que veo una chica que se ve bien buen status como me gustan pues quiero te er relaciones tengo ansiedad todos los dias acudo a mujeres de la vida alegre y no se me quita????

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas